miércoles, 16 de enero de 2013

Las cosas buenas llegan cuando menos te las esperas..

El truco está en fingir que no te importa aunque te estés muriendo por dentro, pasar de lo que te hace daño y seguir hacia delante. ¿Vale la pena pensar en el pasado?¿Vale la pena derramar una lágrima por alguien que es feliz sin ti? Nada de eso vale la pena. Olvídalo, el pasado es pasado. Las personas que no están en tu presente es porque no valían la pena. No pienses en lo que hubiera pasado, piensa en lo que queda por venir y en todas las cosas que pueden llegar a pasar.